El inventor de la linterna solar lleva la luz ecológica a la oscuridad tóxica

Alice Min Soo Chun es una mujer impulsada por la pasión por hacer el bien y ayudar a salvar el planeta con productos innovadores que inventó con tecnología de iluminación sostenible.

Chun es un ex profesor universitario que enseñó arquitectura y tecnología de materiales en el MIT, Columbia, la Universidad de Pensilvania y Yale. Trabajó con sus alumnos para construir y probar prototipos para obtener los mejores resultados en cuanto a la funcionalidad, apariencia y durabilidad de los materiales. El resultado fue la fundación de Solight Design y la invención de SolarPuff Light y productos relacionados.

Como dice el viejo refrán: La necesidad es la madre de la invención. Esta madre se tomó en serio ese adagio mientras luchaba contra el asma de su hijo pequeño.

La situación de su hijo, además de ver a una madre sin hogar y su familia obtener luz y calor de un fuego de queroseno al final de un callejón de la ciudad, la inspiró a desarrollar una linterna solar plegable, inflable y flotante para reducir la contaminación respirable.

En medio del callejón había una jarra llena de queroseno con una cuerda grande y gruesa que salía del recipiente que habían encendido con fuego. Alice sabía que tenía que hacer algo al pensar en los niños que respiraban los químicos y toxinas extremadamente dañinos en el humo todos los días.

“Solight es mucho más que un objeto o producto. Se trata de crear un cambio”, dijo Chun.

Esas experiencias le hicieron darse cuenta de que la salud, el medio ambiente y la pobreza están íntimamente ligados de una manera profunda. Pensó en cómo una solución simple como Solight podría “abordar los tres”.

Alice Min Shoo Chun, fundadora de Solight Design
Alice Chun dejó su papel como profesora universitaria para centrarse en el desarrollo de tecnología innovadora de energía solar portátil para beneficiar a los necesitados del mundo y mejorar su calidad de vida.


Retos Emprendedores

Como una incipiente empresaria y desarrolladora de productos, Chun enfrentó más obstáculos para iniciar su negocio de los que puede contar. Su pasión por hacer el bien y ayudar a los afectados por desastres naturales la mantuvo trabajando en sus objetivos.

“Para cualquiera que quiera convertirse en empresario, creo que lo primero que debe hacer es pensar realmente en cómo puede ayudar a las personas y cómo puede resolver los problemas que mejorarán la vida”, ofreció Chun.

Los inventores y empresarios realmente deben amar lo que están haciendo porque es muy difícil, continuó. Es muy competitivo e implica una cantidad increíblemente enorme de trabajo.

“Realmente tienes que creer en lo que estás haciendo. De lo contrario, te rendirás”, dijo Chun.

Soluciones solares para combatir la contaminación

Al ver tantos niños con asma, que es un porcentaje mucho más alto hoy que cuando era niña, Chun investigó la condición y descubrió que la contaminación en los entornos urbanos proviene del consumo de energía y la construcción, creando el 75% de los contaminantes en el aire.

Aprendió que es demasiado temprano en nuestro acervo genético humano para cambiar la susceptibilidad rápidamente. Entonces, Chun comenzó a enfocarse en la energía solar como una forma de abordar la condición ambiental.

El inventor comenzó cosiendo paneles solares a diferentes tipos de telas porque las innovaciones tecnológicas produjeron materiales más livianos y resistentes. Ella estaba desarrollando este concepto cuando ocurrió el terremoto de Haití en 2010.

Los desastres naturales que ocurren con mayor frecuencia, como las inundaciones del huracán Katrina, el tsunami en Japón y luego el terremoto de Haití, alimentaron su deseo de encontrar una solución a la oscuridad causada por la falta de electricidad. Esos eventos llevaron a Chun a hacer algo para ayudar.

Más recientemente, Solight se asoció con la organización sin fines de lucro Florida Rising para enviar Solights a las víctimas tras el huracán Ian, que devastó el Estado del Sol después de tocar tierra el 28 de septiembre.

Terrenos de prueba interminables

Chun y sus patrocinadores de Solight han estado activamente involucrados en numerosos desastres globales. Sus esfuerzos humanitarios continúan con la iluminación solar para los refugiados atrapados en medio de la incursión rusa y la guerra en Ucrania. Esos eventos globales incluyen desastres en Senegal, Mozambique, Puerto Rico, Senegal y otros 16 lugares.

“Convertí mi estudio en la Universidad de Columbia en un estudio de innovación para ayudar a Haití. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que Haití era un microcosmos de lo que estaba pasando a nivel mundial en regiones donde no hay electricidad.

“Con 2.600 millones de personas en el mundo que viven sin acceso a la electricidad, usan queroseno para iluminar su mundo por la noche, que es un combustible tóxico mortal”, dijo Chun a TechNewsWorld.

La quema de queroseno causa dos millones de muertes infantiles al año por asma, problemas respiratorios e inhalación de humo tóxico. En Haití, donde hay extrema pobreza y la gente vive con $3 al día, gastan hasta el 30% de sus ingresos en queroseno, explicó.

“Así que ese fue el momento en que comencé a convertirme en un emprendedor social. Podrían ahorrar el dinero gastado en la compra de queroseno para la iluminación y, en cambio, comprar alimentos para sus hijos y pagar otras necesidades”, dijo.

Chun investigó todos los productos de luz solar del mercado. Todos eran grandes, voluminosos, pesados ​​y feos. Entonces, aprovechó sus propias experiencias infantiles haciendo origami. Eso contribuyó a que inventara la mochila solar. Pasó cinco años probándolo en el campo en la meseta central de Haití con mujeres agricultoras.

Éxito de Kickstarter

Ese fue el comienzo del viaje de Chun con la energía solar y el desarrollo de su producto Solight. Gracias a un programa de Kickstarter en 2015, recaudó medio millón de dólares en 30 días.

En ese momento, ocurrió el terremoto de Nepal y, como parte de su campaña, amplió el objetivo de financiamiento para incluir un compre uno, dé uno a Nepal que fue un gran éxito para ayudar a las víctimas allí.

“Teníamos voluntarios que iban de camino a Nepal. Iluminamos con luz pequeños pueblos en la ladera. Era algo que continuamos haciendo incluso ahora. Hemos enviado luz a los refugiados de Ucrania y tenemos un voluntario en Perú”, ofreció.

La letanía de iluminación sustentable es impresionante, incluido un grupo de iglesia en Puerto Rico, donde la compañía de Chun brindó asistencia de iluminación durante y después del huracán María en forma de kits de iluminación a miles de personas sin electricidad.

“Hay tantos usos diferentes para Solight. Nuestra filosofía es que solo hacer una pequeña cosa puede tener un gran impacto si todos trabajamos juntos para crear un cambio”, ofreció Chun.

linterna solar

Solight es una fuente de luz LED móvil recargable solar alimentada por tecnología solar innovadora. Los diseños de iluminación se asemejan a linternas de origami plegables y livianas que imitan la forma de arte japonesa y se autoinflan. Según el producto, la energía solar se puede almacenar para un uso a largo plazo con un paquete de energía solar recargable incluido.

Una linterna solar recargable estándar necesita ocho horas de luz solar para durar ocho horas de oscuridad. La salida de brillo varía según el producto y oscila entre 40 y 600 lúmenes. La tela impermeable de alta tecnología está diseñada para resistir climas extremos y flotar, y se doblan y se pueden transportar fácilmente a cualquier lugar.

Parte de la pasión de Chun por el concepto Solight es ayudar a sanar el medio ambiente. Según Chun, el uso de la tecnología Solight, liviana y rentable, durante una hora al día en lugar de conectarse a la red eléctrica para hacer funcionar una bombilla, puede ahorrar 90 libras de emisiones de carbono al año.

Más I+D

La línea de productos actual de Chun ofrece soluciones de iluminación fuera de la red asequibles y sostenibles para individuos. Pero ella no se detiene allí, ya que los nuevos productos se encuentran en la fase de investigación y desarrollo.

En los trabajos hay prototipos que se ocupan de aplicar la tecnología Solight a aplicaciones como las capacidades de carga de teléfonos.

La pandemia dio lugar a otro invento, las mascarillas faciales transparentes. Las mascarillas quirúrgicas hechas de polipropileno, un plástico que filtra toxinas a los vertederos y al océano, se usan en todo el mundo. Miles de millones de estas mascarillas se desechan cada año.

“Esto es como una bomba de relojería ecológica para el planeta. Ya vimos lo que está pasando como un perjuicio para el planeta por todo el desperdicio de estas mascarillas de polipropileno”, advirtió Chun.

Su solución es una mascarilla facial de silicona transparente y no tóxica con filtros.

Alice Chun con mascarilla transparente

Alice Chun modela un prototipo de una máscara facial transparente biodegradable con filtros incorporados que está desarrollando.


El objetivo no es solo eliminar los desechos tóxicos que se acumulan de las máscaras faciales de la era de la pandemia. También quiere eliminar el daño que las cubiertas faciales causan a los niños en sus años de formación y ayudar a las personas con pérdida auditiva que ya no pueden leer los labios para comunicarse.

“Debido a que todos usábamos máscaras durante la pandemia, hubo un retraso en el desarrollo del lenguaje en los niños porque no podían ver las expresiones faciales y no podían leer los labios. Les costó más aprender el idioma. Entonces, la idea de la transparencia facial es algo que ayudará al futuro”, observó Chun.

Agregó que la silicona es reciclable. No tiene BPA y es reutilizable, y los filtros son de celulosa biodegradable con un 95% de eficacia de filtración.

Crédito: Las imágenes de esta historia son cortesía de Solight Design.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *